Lunes a ViernesDe 10h a 14h y de 16h a 20h91 649 46 70info@clinicadelpieembajadores.comC/ Embajadores, 18328045 Madrid


Cirugía del Pie

ARTROSIS PRIMER DEDO | HALLUX LIMITUS

http://clinicadelpieembajadores.com/wp-content/uploads/2017/01/artrosis1dedo.jpg

ARTROSIS PRIMER DEDO | HALLUX LIMITUS


Con frecuencia el primer dedo puede presentar artrosis acompañada de rigidez más o menos severa del dedo, que también se conoce como Hallux Limitus. Hallux es el término médico utilizado para designar el primer dedo. Cuando la artrosis progresa y el primer dedo ha perdido todo el movimiento, también se le llama Hallux Rigidus.

Para confundir más la terminología resulta que el primer dedo puede presentar un movimiento normal en reposo, pero este movimiento puede estar disminuido en situaciones de carga del pie como durante la marcha o la carrera. Esto se le llama Hallux Limitus Funcional porque ocurre únicamente durante el funcionamiento dinámico del pie. Como muchas otros problemas del pie, las alteraciones funcionales pueden progresar y convertirse en estructurales.

Cuando el Hallux Limitus funcional progresa a Hallux Limitus o Hallux Rigidus, se acompaña siempre de artrosis degenerativa en el primer dedo.


Diagnóstico


Existen diversos signos y síntomas que suelen aparecer con el desarrollo de esta patología. Un problema común en la presencia de dolor en la zona plantar del primer dedo donde se puede desarrollar una callosidad. El dolor y la callosidad se desarrolla porque el primer dedo no se puede dorsiflexionar lo suficiente y el primer dedo se bloquea y golpea el suelo.

Las personas con Diabetes deben de vigilar esta zona con cuidado porque esa zona puede desarrollar una ulceración por un exceso de presión que posteriormente podría infectarse.

Otra consecuencia de la rigidez del primer dedo es el desarrollo de picos óseos o picos de hueso en el dorso del primer dedo formando una especie de juanete. Este juanete encima del primer dedo pude volverse doloroso si el calzado presiona en esa zona.

Con el tiempo es habitual que el primer dedo se vuelva más rígido y la movilización del dedo comience a doler. Según la articulación continua su proceso degenerativo aparecen más picos de hueso y si el problema se deja sin tratamiento la articulación acaba completamente destruido.
El diagnóstico se confirma con una exploración del pie del paciente junto con radiografías. En los estadios iniciales, las radiografías pueden parecer completamente normal. Sin embargo, en los estadios más avanzados, existe estrechamiento de la articulación y los picos de hueso se vuelven muy evidentes.


Tratamiento


El tratamiento inicial consiste en el uso de antiinflamatorios orales, inyecciones de corticoides y el uso de plantillas funcionales. Los antiinflamatorios y las infiltraciones son útiles para el tratamiento del dolor asociado con la artrosis pero no frena el proceso de destrucción de la articulación porque no abordan la causa subyacente.

En ese sentido, las plantillas funcionales, están pensadas para tratar la causa inicial de esta condición que suele ser una desalineación en la forma de pisar o de caminar que tiene el pie. Estas plantillas no van a revertir el daño que se haya creado en la articulación aunque ayudan a enlentecer o retrasar el proceso de daño a la articulación.

En ocasiones, especialmente cuando el proceso ha avanzado mucho, todas estos tratamientos conservadores no son eficaces y el necesaria la cirugía para tratar el problema. Dependiendo del grado de daño articular en el que está la articulación la cirugía puede variar considerablemente. En casos leves, simplemente quitar lo picos o limpiar la articulación puede ser suficiente.

Cuando la degeneración progresa puede ser necesario cortar hueso y reposicionarlo o incluso destruir la articulación completamente bien con un implante o dejando la articulación rígida. La decisión de realizar una técnica u otra depende de diversas consideraciones como pueden ser la edad del paciente, su grado de actividad física, la función del pie durante la marcha, el grado de daño articular y la presencia de osteoporosis o debilidad en los huesos del primer dedo entre otros.

El podólogo especializado en cirugía del pie está capacitado y entrenado para realizar esta cirugía y para valorar de forma real cual es la técnica que mejor se adapta a sus necesidades y que mejores resultados pueda ofrecerle para el tratamiento de esta deformidad.


Volver

Clínica del Pie Embajadores @ Copyright 2017. Todos los derechos reservados.